Vacíos necesarios

Y descubrís que las corazonadas eran ciertas

Que esas veces tuviste punzadas y no les hiciste caso tenían fundamentos, y lo comparas con las que si, y te decís a ti mism@ que has actuado contra sentido… justo tu que proclamas que lo más importante es el sentido.

Y te das cuenta lo que hubieran cambiado las cosas si hubieras desde el vamos tomado las decisiones correctas.

Pero evidentemente te re-ubicas y te convences que atravesar los errores es lo que te determinó el poder ser consciente hoy, porque solo mediante una altísima introspección se arriba a determinadas conclusiones con uno mismo

Y te das cuenta que debiste perder muchísimas cosas para quedar vacía… en lo afectivo, en lo material, en ilusiones, en proyectos… para recién así poder comenzar un nuevo ciclo, siendo consciente que en el medio, a diferencia de lo que has solido hacer, tenes que reposar.

Y te duele el corazón por lo que sentiste y no pudiste mantener, y te duele el corazón por cada error que no supiste remediar… y aun así tomas conciencia de que eso es vivir, y que son dolores que nos recuerdan cuan vivos estamos, y cuanto de la realidad depende de nosotros mismos.

Y esas mismas corazonadas que soles tener, que a veces te espantan y otras te impulsan, a veces te alivian y otras te atormentan… te dicen que hay cosas que no tienen final, que hay historias que están vivas, y que sobre todas las cosas aún quedan muchísimos capítulos por escribir… por lo que seguramente este momento en la vida de tanto análisis, sea extremadamente necesario para poder escribirlos con mayor precisión y conciencia a futuro… conciencia de la verdadera, de la que emana del alma, no del campo de la razón.

Y solo así, en ese vacío que te has quedado, te das cuenta cuan necesarios son los desapegos, para poder  a consecuencia de ellos regenerarse (regenerarte).

Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario

Las vueltas de la Vida

Estaba en un sitio, lejos de casa, con cuatro mujeres que no conocía de nada y un hombre que conocía mínimamente… los escuchaba y solo me daba para pensar y sentir que bien parada me sentía en mi vida, satisfecha con el camino recorrido, enamorada de la vida… y en paz.

En un momento, en un ejercicio, que no compartí espíritu pero si participe, te “sacaban la ficha” de quien eras en cuanto a tu personalidad… La verdad, no me sentí cómoda ni sacándosela a alguien -porque no me parecía esa era mi función, ni les había “visto” de verdad-, ni que me la sacaran a mí -porque no me conocían, y menos me podían ver o percibir en quien he sido y en quien soy.

Ese mínimo episodio, y lo que me dijeron -que no era precisamente lo que se quién soy o quienes bien cercanos a  mí lo saben-, me hizo darme cuenta de todo el camino recorrido que tengo en los múltiples roles que he desempeñado en la vida, y el cómo me he entregado a cada uno de ellos en plenitud en su respectivo momento.

….

Los capítulos, vivirlos, a pleno, por completo, y sin saber a dónde van….

Tomar conciencia que al tener la edad que tengo, al índice de vida de hoy, es casi la mitad de la existencia de mi vida si llego a viejita, por lo que me resulta maravilloso pensar cuanto me puede quedar por recorrer (simplemente) por vivir, tal cual he vivido.

Y así comprender, que lo que pueden parecer obstáculos son instrumentos… y lo que pueden ser lágrimas impulsarte como trampolines… y que el cerrar es la única manera de abrir… y el abrir, la única manera de vivir.

Si, las vueltas de la vida…. que si las recorremos con el fiel convencimiento de que estamos inmersos en cada una de ellas, son todas bienvenidas, por más que parezcan contradictorias, porque la vida es un suceso en el cual nada es estático, empezando por uno mismo y el propio crecimiento personal.

Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario