Una Tormenta

Y allí estaba yo… mirando por la ventana… a puro rayo el cielo, con una lluvia imponente, con un viento que lo movía todo…

Al lado, un Amigo con mayúscula… y el resto, mayormente personas semi desconocidas… ; mi mente pensaba todo el tiempo cuan distinto iba a ser ese instante al año pasado, o al otro…

Incluso por un momento me invadió el miedo a que mi viniera tristeza, pero me dejé llevar por el buen fluir…

Estaba celebrando el año laboral, en algo vinculado a lo que siempre soñé como foco de mi vida para trabajar…

Y no era casualidad… evidentemente… ni esa lluvia, ni esa tormenta… eran el reflejo absoluto de lo que había sido mi año…

Y sin hacer trampa sino previendo… porque fiel a mis hábitos siempre evalúo la meteorología …. yo ya sabia que así se iba a desarrollar mi noche previa, e incluso mi mañana … con viento fuerte del norte y con tormenta eléctrica… pero que a medida que fuera avanzando la tarde aparecería la calma, el viento del sur, y ya mas en la noche el pampero limpiador que dejaría el cielo celeste, la creciente luna expuesta y el atardecer.

Metafóricamente perfecto, sí todo … y me aislé de mente del entorno social, y mirando por la ventana la impresionante noche le sonreí a la vida, muy agradecida y con esperanza.

….

No deja de asombrarme cuan ligada estoy a la Naturaleza en su mayor expresión… y me encanta… porque yo soy Naturaleza… y aun viviendo en la ciudad, me siento en unidad total con ella.

Anuncios
Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario

Tomando un café

Observaba como se servía el café…

A las prisas, chorreaba por los costados (realmente sin necesidad) … y con el azúcar lo mismo… la cuchara a la taza y luego al tarro, dejando el polvo blanco manchado, y un surco en la mesa.

De repente fui consciente que frente a todos aparentaba la perfección y la limpieza, pero allí, allí mismo era el ejemplo de la dejadez.

Todo tirado… a modo de mueblería… o tal vez un tinglado de cosas varias sin criterio ni orden.

Salí al jardín y me senté en el deck a esperar… sí, a esperar bajar a mi estado de conciencia.

Para así poder sentir, sentir y sentir una liberadora paz interior respecto  a mi persona.

Y me vinieron unas ganas locas de compartir un café sin chorrear, sin esperar y sin apuro… con alguien que tal vez para afuera no demuestre nada asombroso, pero que para dentro sea nada mas y nada menos que una persona sepa disfrutar un café.

Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario