Te cuido

Te espero con el fuego encendido… junté piñas… junté ramas… lo preparé antes de ir por ti para que cuando vinieras estuviera calentito.

Hace frio afuera, y hay humedad… pero adentro se esta tan bien… y es adentro donde deseo estar contigo.

Compré lo que te gusta para poner a las brasas y tengo un rico vino para brindar…

Siempre hay que brindar, porque el estar vivos es suficiente motivo para hacerlo, y a ti te encanta brindar, y a mí me encanta que te encante brindar.

La luna esta imponente y seria buenísimo nos abrace desde la ventana… es tan mágica Ella y tiene tanto poder…

Mira las mareas… mira los movimientos de los peces… mira las cosechas… mira los nacimientos…

Ella lo domina todo… y también a nosotros.

Te hago una tímida caricia, busco tu comodidad, no necesito hablar tanto sino solo mirarte, y encontrar tus ojos cómplices… esos que me hacen ver que me entendes y que te entiendo… .

Y podrá estar lloviendo a mares afuera, y el Mundo estar revolucionado, pero nuestro fueguito, el olor del hogar, el ruido de las llamas, y nuestro abrazo pacífico y sin apuro son el bálsamo frente a todo… y por eso lo elijo.

Sí, te espero… aunque viva corriendo… más que el viento… y sí, te cuido… aunque te diga mil veces con las palabras que no te puedo cuidar.

Anuncios
Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario

De dónde salió?

Le observaba agarrar los caballos… con una voz segura, pero con un tono moderado y a la vez no rudo…

Luego en la caballeriza, eligiendo el recado, con tanta atención y cuidado, creo que demoró horas en hacerlo… pero me gustó.

Me preguntó cuál prefería, y me dejó sostener el caballo todo el tiempo.

Luego ya en el campo, me explicaba todo lo “técnico” que nos íbamos cruzando, con una manera tan participe… que me asombraba.

Estaba repleto de cardos y yo andaba semi descalza… se percató de eso… y me dijo que tenía que hacer para incomodarme menos…

Fue extremadamente detallista… pero en detalles para mi antes no reconocidos, y a la vez se le pasaron por alto cosas para mi muy familiarizadas… fue tan curioso eso.

Todo el tiempo sentí paz… no tuve ni ganas de galopar, para no irme lejos de la conversación, ni para dejarlo de observar de cerca, ni perderme su fantástica sonrisa o su mirada…

Mientras montábamos e íbamos conversando había una seguridad que no recuerdo haber experimentado, era encontrarme con una parte de mi olvidada… en un Mundo para mi diferente.

….

Cuando regresaba en el auto tome conciencia de otros capítulos… de lo que había vivido y a lo que me había acostumbrado…

Y me vino miedo… y me vino tristeza… para enseguida darme cuenta que para poder reconocer el presente debía de haber vivido el pasado….

Ese pasado que curiosamente me había llevado a ese lugar, para leer un cartel mirando un paisaje, y percibir irracionalmente cuanto deseaba conocerlo a Él, que por lo visto apareció como de la nada por una vertiente.

 

Volando con dirección a Mechongué, 13 de Enero de 2019

Publicado en Dibujos Nuevos | 4 comentarios