A la Humanidad

Mi querida Humanidad tengo tanas esperanzas volcadas en ti, y a la vez me desilusionas tanto que me provocas llanto.

A veces siento que te conformo, y otras que vengo de otro planeta.

Me cuesta tanto sincronizar con tantas cosas que la mayoría de ti piensa y siente, me cuesta tanto entender tu amplia manera de mirar para el costado ante la injusticia y la falta de equidad, me cuesta tanto corroborar que se ponga el foco en lo efímero y banal, y no en lo profundo y solidario…

Lloré mucho cuando comenzó la pandemia porque sentí desde el día uno que te ibas de pique, y ahora ya en otros tiempos, veo que no la erré…

Lo que quedó de ti fue un conjunto de personas mas egoístas aún que antes, con una idea de finitud tremenda, pero no desde los bienes (recursos) naturales sino de sus propios tiempos, dispuestas a exprimirlo todo y a todos por el auto placer.

A veces creo que no tenes remedio, otras me viene un baño de ilusión y siento que en algún momento despertaras… pero también temo que ese momento sea tarde… pues cada segundo perdido, es miles y miles de personas y seres vivientes que caen en la desgracia del olvido, a costa de sus vidas o felicidad.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mañanas Nubladas

Amo las mañanas grises de los fines de semana nublados, que me permiten desayunar en la cama, y quedarme a leer, leer y leer… inspirarme … mirar hacia mi jardín contemplando la naturaleza… sin tener el más mínimo sentimiento de que me estoy perdiendo el día de sol ….

Por lo general suelo finalizar escribiendo lo que termino pensando y sintiendo… en hojas que ni yo misma con los días me entiendo la letra…. pero que misteriosamente sé que reflejan un alto pensar y sentir cuando con el tiempo las miro.

Ese es un disfrute para mi….

Tras haber pasado la locura de la post-pandemia, de la cual no me salvé, pues pese a siempre haber sido una persona que ama estar en casa, tuve esa necesidad de hacer mil cosas afuera, por fin regresé a mi esencia, y mi mayor deleite hoy en día es tomarme días para mi en mi cueva … días que el goce más grande es estar sola y en silencio… ordenando el torbellino de maravillosa y cambiante vida que he tenido hasta hoy, para así ansiar poder darle con ese orden, mayor fortaleza a la que si Dios quiere me queda por delante.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario