Las riendas de mi vida

Ser mujer siendo libre no es una tarea fácil.

El Mundo está acostumbrado o bien a que seamos sumisas, o bien a que toleremos, o bien a que no opinemos, o bien a que nos distraigan con superficialidades a cambio de quedarnos en el molde …

En mi caso, rebelarme a lo que entiendo que no es justo o adecuado, o a lo que no deseo … ha tenido un precio duro y alto que he tenido que pagar, pero aún así el resultado lo ha justificado.

A veces creo que si tuviera que elegir una bandera donde me gustaría sentirme en sintonía, elegiría una bien grande que dijera simplemente la palabra libertad…

Y en ese concepto vería reflejada la libertad de palabra, de obra y de omisión, la libertad de pensamiento y de acción, y la libertad de sentimiento y de movimiento.

No cambio nada a cambio de mi libertad, porque sin libertad no soy nadie… pues sin ella no soy yo.

Mi libertad se fundamenta en mi ética y se direcciona hacia mis principios, no es ilimitada sino que termina donde comienza la de los otros, pero elijo esas franjas desde mi libertad.

Gracias a mi libertad he podido ser la capitana de mi propia vida… y eso me vale mi propia vida.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Fallando a mi Cita

Yo tengo una cita en el año …

En el mismo lugar, el mismo día, a la misma hora …

Pero esta vez no iré (presencialmente no estaré allí) … mañana fallare.

Creo que la vida a veces hace coincidir cosas para que justamente sepamos elegir, pues si hacemos todo corremos el riesgo de no estar a pleno en nada …

La energía es limitada… la capacidad de focalizarnos también… y el poder optar una necesidad (difícil de llevar a la práctica) si queremos estar por completo en donde estamos.

Pues sí, este año cambié mi cita de siempre por una diferente, más lejana, más misteriosa, más diversa, más compleja… pero también más cercana a mi hoy que a mi ayer.

Dentro siento nostalgia por lo que no elegí, por la cita a la que no acudiré mañana, pero también alegría de haber madurado, de haber sabido no hacer todo, bajo el riesgo de agobiarme y no disfrutar del todo.

Tal vez esto sea una de las enseñanzas que sí ahora aprendí… elegir dentro de lo que me fascina hacer… escuchándome en dónde deseo estar hoy, por más que antes desee estar en otro sitio, y actuar en relación.

Hoy estaría durmiendo en ese hotel de ventanas gigantes que miran a las señoras montañas, me acostaría soñando en lo que me depararía mi mañana, a quien me encontraría… pero en vez de ello, elegí estar en mi dormitorio, para en unos días… estar de pleno en otra ventana, mirando otro paisaje, pensando en otros futuros, encontrándome con otra gente… y acercándome mas a mi necesidad presente.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario