Segundas Oportunidades

Es frustrante ver para atrás y corroborar que se perdió una oportunidad…

Darte cuenta que las cosas se dieron para que hagas o digas algo que no hiciste o no dijiste, a pesar de que tuviste las ganas de hacerlo/ decirlo o incluso (peor) la corazonada… es una sensación no feliz.

Me he pasado muchos meses pensando lo que daría por revivir determinada situación y actuar de una manera diferente.

Meses analizando mis errores, mis miedos, mis tropiezos, mis malas reacciones, e incluso mis malas elecciones…

Y sucedió… mágicamente… que la (segunda) oportunidad (me) cayó… y la vi, y la tome… e hice todo lo que debí hacer antes, pero con la conciencia del hoy… y fue así que la oportunidad pasó… y me quede en paz en lo que respecta a mí.

….

A veces la vida nos sorprende con las mismas flores que no supimos oler ayer.

Y puede pasar que por las razones que sean no las podamos ver y volver a perderlas, o apreciarlas de otra manera y atesorarlas  ….

En definitiva… no todo el mundo tiene el mismo grado de conciencia… y en eso radica el secreto de tomar o perder.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Taquicardia

Sin esperarlo … una mañana, en un abrir y cerrar de ojos, haces un movimiento normal, y lees algo que te deja sin aliento, que te genera mil revoluciones en el corazón, y que no te permite reaccionar de forma corriente…

Y lejos de quedarte pensando, porque tu día es un día de colapso de cosas, seguís tu día como si el corazón no se te hubiera detenido… pero te das cuenta que tenes una energía mayor a la común… y una sonrisa se te dibuja más fácil desde tus labios.

Y te llega la tardecita, y vas de regreso a tu casa, y decides cruzar la calle, porque te olvidas de donde dejaste tu auto estacionado (porque en realidad no deberías de haberla cruzado, sino continuar por la acera en donde estabas), y en un acto reflejo miras a quien te da paso … miras … y te quedas sin palabras, porque la casualidad es tan grande que apenas te dan los pies para llegar al otro lado de la acera.

Te metes en la cama y te preguntas… que significó eso?

Y solo preguntándotelo, te viene nuevamente taquicardia… y simplemente solo sos consciente de que sentís a tu corazón bombear más rápido… y no tenes dominio de ese ritmo… , es más, de esa acción es lo único sobre lo cual tenes certeza.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario