Opuestos

Es media mañana y estoy ansiosa por la reunión que tendré. Comienza (lamentablemente vía zoom porque nos separan fronteras políticas) y de mis nervios mezclo las palabras… no soy clara… no digo lo importante… y mucho menos reflejo el análisis minucioso que antecedió.

De repente, por suerte, vuelvo a mí y puedo transmitirle a ese hombre la causa por la cual en este momento de mi vida, con su conocimiento y manera de ver el mundo, yo siento que él puede llegar a encauzarme y pulirme como nadie mejor en el camino que me toca transitar.

Le pido ayuda y le propongo algo… tener conversaciones de calidad cada tantos días… algo que él acepta, y me llena de emoción, porque es alguien cuya sabiduría es superior y su tiempo una escasez.

Lloro como una niña por el regalo de Dios… pues hace años que estaba en esta búsqueda.

Es de noche, he salido a cenar con un gran amigo mayor, al quien quiero mucho por la familia e historia que nos une, pero todo lo que me expresa es lo contrario a lo que de mis ideales y corazón brota, y mucho menos lo que deseo haya en el mundo, o los hombres de su estirpe sientan.

El sushi se me atraganta, la sangre me bombea fuerte… No sé si es que estoy enojada o si que estoy triste, o ambas a la vez, pero me siento mal, deseosa de regresar a casa pronto.

Quiero trasmitirle a ese hombre que su forma de ver el mundo ha ocasionado el mundo (poco equitativo y egoísta) el cual tenemos, no se si soy irrespetuosa o atrevida, pero se lo digo de buen ánimo… aun así, es peor a estar hablando con alguien que no habla mi mismo idioma.

Lloro de la impotencia, sin importarme donde estoy y la gente que está a mi alrededor.

Qué variedades se encuentra en la especie humana… por suerte me toca ser mujer en esta época.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Horizontes eternos

Llevo semanas de extremos… días en los que no he tenido tiempo para comer de lo conectada que estaba hacia mis trabajos y pasiones, y otros días en los que he decidido ni mirar un solo mensaje en el teléfono de lo deseosa que estaba de desconectar del todo… pero en ambos casos días inspiradores…

Me están pasando cosas gratificantes, y estoy en un momento sublime como Madre, Hija y Amiga, soy consciente de ello… y lo agradezco, también sé que es un tiempo finito.

Aprendí a decir que no a trabajos, dineros, personas, programas… a lo que simplemente siento que me distrae o me saca del eje de donde deseo estar, y eso me genera una libertad total de espíritu.

Vivo en un sistema que se mueve como de manera paralela a mí, en el cual entro y salgo cuando deseo, sabiendo que no pertenezco en su totalidad … A veces quiero ser la voz que le muestra a ese sistema que algunas cosas no están bien, porque considero que algo no es justo o no es equitativo, es frívolo o es un sinsentido… y otras veces quiero ser el humilde silencio que posiciona lo que me refleja.

Tengo conversaciones imaginarias conmigo misma y me ilusiona estar frente a un papel para escribir las reflexiones de mis propias conversaciones, por eso busco los momentos (sagrados) para hacerlo, sabiendo que no abundan en mi actual vida, pero gozándolos cuando llegan.

Interpreto mi propia energía como una fuente que requiere de una batería donde mi silencio interior me nutre a mí misma, en la soledad sagrada de los sitios que me arropan.

 A veces creo que me conozco de principio a fin… otras veces la vida me asombra y saca versiones nuevas de mí misma que me desafían en un camino sin fin.

Es como si mi vida se compone de horizontes que me llenan de alegría alcanzar, pero que al llegar se transforman en el principio de nuevos caminos que me aumenta la ilusión el transitar… pero siempre, absolutamente siempre, en cada paso que doy me conectan antes que nada con Migo.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario