De dónde salió?

Le observaba agarrar los caballos… con una voz segura, pero con un tono moderado y a la vez no rudo…

Luego en la caballeriza, eligiendo el recado, con tanta atención y cuidado, creo que demoró horas en hacerlo… pero me gustó.

Me preguntó cuál prefería, y me dejó sostener el caballo todo el tiempo.

Luego ya en el campo, me explicaba todo lo “técnico” que nos íbamos cruzando, con una manera tan participe… que me asombraba.

Estaba repleto de cardos y yo andaba semi descalza… se percató de eso… y me dijo que tenía que hacer para incomodarme menos…

Fue extremadamente detallista… pero en detalles para mi antes no reconocidos, y a la vez se le pasaron por alto cosas para mi muy familiarizadas… fue tan curioso eso.

Todo el tiempo sentí paz… no tuve ni ganas de galopar, para no irme lejos de la conversación, ni para dejarlo de observar de cerca, ni perderme su fantástica sonrisa o su mirada…

Mientras montábamos e íbamos conversando había una seguridad que no recuerdo haber experimentado, era encontrarme con una parte de mi olvidada… en un Mundo para mi diferente.

….

Cuando regresaba en el auto tome conciencia de otros capítulos… de lo que había vivido y a lo que me había acostumbrado…

Y me vino miedo… y me vino tristeza… para enseguida darme cuenta que para poder reconocer el presente debía de haber vivido el pasado….

Ese pasado que curiosamente me había llevado a ese lugar, para leer un cartel mirando un paisaje, y percibir irracionalmente cuanto deseaba conocerlo a Él, que por lo visto apareció como de la nada por una vertiente.

 

Volando con dirección a Mechongué, 13 de Enero de 2019

Anuncios
Publicado en Dibujos Nuevos | 4 comentarios

Estoy en mi

Me levanto tras dormir divinamente bien…

Abro las persianas, y “del todo” la ventana… vivo en la ciudad pero es casi como “de afuera” mi respirar.

Hoy hay un sol fresquito que se cuela por todos lados y te roba sonrisas.

Bajo la escalera, saludo a mi perra y sigo abriendo persianas… la sensación de que entre la luz  natural a la casa me reconforta y es el primer gran motivo que me hace levantarme todas las mañanas para arrancar el día.

Pongo a hacer café y ese olorcito me impregna la casa junto con el del humo que quedo de anoche por la estufa prendida… a los segundos se suma el de las tostadas.

Estoy descalza, con las piernas al aire porque ando de camisón y como se filtra un chiflete de aire frio que viene de la cocina, siento la maravillosa sensación en mi piel de estar dentro cuando afuera hace frio.

El silencio me acompaña, no necesito música, ni voces… sino escuchar el silencio… en él están mis palabras, mi “Yo”…

A veces creo que mucha gente necesita ruido y sobre todo de otras voces (o incluso de la propia) para alejarse de sí misma, de sus silencios…. y yo siento que a la inversa, necesito de mi silencio interior para poder convivir con otras voces sin perderme.

Hoy no organice nada, tengo invitaciones a diversos programas, pero no acepte ninguna, en todas simplemente dije “veré”… es que no quiero andar a las corridas, ni con obligaciones de cosas que me comprometí a hacer pero que luego llegado el momento no deseo hacer.

No sé si es rebeldía o extrema libertad, pero no me gustan las cosas impuestas (ni por mi).

Lo que si sé es que no es egoísmo, sino simplemente quererse (quererme) de verdad y querer de verdad, al punto de ser autentico con uno y con los demás.

Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario