No olvidemos… la Revolución Francesa

Si todos somos responsables, si cada uno lo es de sí mismo… somos libres de hacer y de no hacer sin necesidad de que nadie nos diga el cómo y el cuándo, porque se supone que somos maduros (capaces legalmente), y no niños (incapaces legalmente).

Me asustan enormemente todos aquellos que están solicitando medidas extremas -de todo tipo y color- para sentir seguridad, olvidándose que todas esas medidas tienen el costoso precio de perder la maravillosa libertad.

No por ser libre no somos responsables de nuestros actos u omisiones… incluso de nuestros dichos y pensamientos.

Y al ser responsables lo somos de lo que los mismos generan en nosotros, en nuestro núcleo más cercano, así como en los demás.

Son tiempos de no perder el norte… de ser ciudadanos en el amplio sentido de la palabra…. de ser Responsables con mayúscula de nosotros mismos, sin tener necesidad de que alguien -Gobierno o no Gobierno- nos establezca qué hacer para que nuestras acciones estén a la altura de las circunstancias.

Los tres pilares de la revolución francesa requieren equilibrio, porque sin los tres en armonía dejamos de ser personas y nos convertimos en ovejas que siguen pastores, en individuos aislados o en seres desconfiados… entre otras tantas cosas negativas para el espíritu humano.

En tiempos de esta pandemia debemos procurar quedarnos en casa y salir solo para lo necesario, pero no porque nos obliguen sino porque somos responsables.

 

Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario

Desde casa

Siempre me gustaron los mamíferos…. los elefantes, los leones, los caballos, los perros…

Las aves para mi eran sinónimo de libertad, o de tristeza si las veía en una jaula… pero nada más que ello.

Me iba de viaje este Marzo a Italia, iba a hacer algo que me encantaba y sobre todo con un llamado muy fuerte del corazón… estaba convencida que mi propósito en la vida estaba detrás de ese paso… por eso contra toda estructura me sentía llamada a realizarlo.

Tenía todo planificado… paraba mi estilo de vida dos semanas… dejaba de ser Mamá presencial y me iba… todo el trabajo organizado… y la mente focalizada en ello.

Además, necesitaba tomar distancia por primera vez en mucho tiempo de todo y de todos, incluso de mi país, por cierto tiempo.

Pero la vida tiene movimientos  inesperados para todos, y a veces siento que de manera por demás para mí en los momentos menos pensados.

Y así estoy hoy, siendo Marzo, en mi casa… una casa de cristal comparada con la de muchos pues tengo el privilegio del espacio, el jardín, las plantas…. acompañada de mis cachorras -las dos humanas y la canina-, en un horizonte que no vislumbro aunque se que en algún momento veré porque todo pasa.

Muy agradecida también, sabiendo que no desearía estar en este momento viviendo este aislamiento, a causa del famoso corona-virus, en otro lugar más que aquí (mi cueva), ni siquiera en mi laguna, ni con otras personas que no sean ellas (mis gordas), ni con otros seres (como mi perra) …

Y curiosamente, aquí estoy, habiéndome trasformado en una gran observadora de las aves que co-habitan mi pequeño ecosistema …

Tengo varios gavilanes que anidan en unos árboles altos, con su sonido me generan falta de paciencia y siento que algo que debo de aprender de ello …

Tengo colibríes que vienen a comerse las flores de la salvia y me muestran cuanta agilidad se requiere para volar (vivir)….

Tengo horneros que caminan por el césped como si se tratara de ardillas y me hacen sentir que somos más de lo obvio….

Tengo calandrias que mueven su colita al caminar de una manera muy graciosa y me recuerdan la belleza de la libertad…

Tengo zorzales que me hacen desear aprender a bailar tango el día después a que pase todo esto… y así me proyecto en lo mínimo tanto como en lo máximo.

Hoy más que nunca soy la capitana de este barco que es mi casa, con una tripulación de lujo navego -mis hijas-, en un mar de incertidumbre que es la vida… y pensando mucho en las decisiones que tomo bajo la responsabilidad de mi alma.

Y hoy, también me gustan las aves.

Publicado en Dibujos Nuevos | Deja un comentario