Un viaje interior

DA.- mi viaje interior

Hay viajes que no requieren transporte.

No son viajes fáciles ni placenteros, ni pueden ser impuestos por nadie, pero sí son purificadores y al arribar al “destino” nos conocemos mejor.

Tomar conciencia de las debilidades y las fortalezas que tenemos, ver donde la hemos errado, o donde solemos equivocarnos, que tanto queremos cambiar, que tanto no vamos a poder cambiar, por qué nos hemos desviado o en qué la hemos acertado… tomar conciencia si estamos en nuestro camino.

Mirarse… para entenderse, perdonarse, aceptarse y en lo posible proponerse cambiar lo que ya no queremos ser en lo que nos resta por vivir.

Me dediqué a leer todo lo que me llamara la atención, a poner puntos finales, a encontrarme con quienes no me había podido confrontar para tratar de entender lo inentendible, a acercarme a todos aquellos quise pero que por circunstancias “x” me había alejado, a hacer ejercicio de forma regular, a rezar a mi manera…

Lloré hasta que se me agotaron las lágrimas, pero también me reí hasta que me quede sin agua en los ojos…

Aprendí a estar sola, fui muy selectiva con quien pasé mi tiempo… la vida es muy corta para perder el tiempo con gente que no suma o lo que es peor… que resta.

Vi muchas películas románticas, use el calzado más cómodo de forma constante durante todo el invierno,  me acosté cuando me venía sueño y comí tanto cuanto quise y a la hora que quise (… ) engordé un quilo y medio.

Escribí como loca todo lo que se me ocurrió y no me quede con nada por decirle a nadie…

Y por sobre todas las cosas me dediqué a pensar, pensar y pensar… para poder sentir, sentir y sentir… traté de recordar, ir a tiempos lejísimos… y así entender…

Me escuche… me quise y me odie, para terminar queriéndome como soy…

Me auto impuse reglas necesarias para no desviarme y las cumplí a todas.

Separe todo lo toxico que tenía en mi vida, me desprendí de todo lo que ya no necesitaba.

Me permití estar sentada en fiestas donde todos bailaban una música que yo no quería bailar, y me permití no estar con quien no quería o no me interesaba estar… aun al precio de estar sola.

Me permití dar mis opiniones en temas en lo que todos opinaban de forma diferente, pidiendo respeto y nada más.

Me permití cuestionar verdades universales, sin el más mínimo miedo al ridículo.

Me permití confirmar mi fe sin estar de acuerdo con normas impuestas por los hombres.

No he perdido el tiempo en lo más mínimo… me he dejado llevar por el tiempo… curiosamente no he corrido con él como suelo hacer siempre, sino solo lo he dejado pasar…

Y si bien no existe un “estado” ideal… sí existen  “estados” necesarios para alcanzar otros “estados” mejores… y yo sé que alcance uno de esos “estados”.

Acerca de dibujandoconelalma

Este es mi espacio, no obligo a nadie a que me lea, simplemente soy una buscadora, y en esa búsqueda continua tengo necesidad de escribir y compartir mis experiencias e inquietudes con quien las quiera leer, apreciar y disfrutar.
Esta entrada fue publicada en Dibujos Nuevos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s