Mírale los zapatos a la gente… y si puedes los pies…

Trio los Panchos

Yo quería escuchar una canción… pero no recordaba su nombre como para encontrarla…

Decidí ir a una caja donde guardo aun los casetes…y fue allí donde me encontré con algo que me trasladó al pasado…

Pocos momentos quedan marcados… pero hay momentos que ameritan que hasta la mala memoria no exista… y así quedar registrados tal cual huellas en el cemento… para siempre.

Era verano, estábamos en la sierra de Madrid, era muy temprano en la mañana y yo vestía con salto de cama… era el año 1995.

Fue allí cuando me topé en el living de la casa con un chico, y fue en ese instante cuando empezamos una conversación que duro años y años…

El me encantaba, cada detalle de él me encantaba… y supongo yo le encantaba a el…

Ambos éramos amigos de dos hermanos y compartíamos hasta la curiosidad de ser absolutamente distintos a nuestros amigos, quienes por suerte se levantaban tardísimo y nosotros al alba.

Cartas, salidas, diálogos, aeropuertos… en el lapsus de los años…

Nunca me dio ni la mano siquiera, mucho menos un beso, jamás me dijo que le gustaba ni yo a él… pero yo viví varios años esperando al cartero, o deseando cruzármelo en algún lugar durante algún viaje.

Pasaron los años y como todo -incluso la magia de los encuentros- se fue diluyendo…

Recién me encontré con el primer casete de música que me grabó, ni una sola canción no era romántica… tal vez fue la manera de decirme todo lo que nunca me pudo decir… y obviamente yo no pude interpretar.

Me dio pena el recordar todo eso… porque vaya a saber qué hubiera ocurrido si nos hubiéramos reconocido lo que pensábamos o sentíamos el uno por el otro… lo que sí sé es que a pesar de haber pasado más de veinte años, yo me acuerdo como si fuese hoy el mismísimo momento que nos cruzamos la primera vez… como tantas otras conversaciones nuestras.

Creo con mucha relatividad en eso de que lo que tiene que ser será exclusivamente tirado al azar o la voluntad de Dios… pues a veces las cosas pueden ser, pero somos nosotros y nuestra libertad de acción, que por las razones que sean -especialmente el miedo- no dejamos que sean.

 

Anuncios

Acerca de dibujandoconelalma

Este es mi espacio, no obligo a nadie a que me lea, simplemente soy una buscadora, y en esa búsqueda continua tengo necesidad de escribir y compartir mis experiencias e inquietudes con quien las quiera leer, apreciar y disfrutar.
Esta entrada fue publicada en Dibujos Nuevos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s