Un sorbo de café

Con los años uno va valorando más y más sus momentos de paz externa -la interna, también se supone que con los años es parte de la propia coherencia del existir-.

Esos momentos de sagrado silencio en los que se está en compañía de uno mismo, insertos en un lugar ideal, con la inmensa tranquilidad de haber recorrido un camino propio y estar calzado en los zapatos donde se debe de estar.

Hoy, con mis cachorronas durmiendo, y la compañía de Oliva a mis pies, esa perra tan maravillosa que me mira todo el tiempo y me quiere como ningún ser, me dispuse a tomar un riquísimo café, algo que no gozaba desde hace tres meses, dado que se me había ocurrido prescindir de él.

Adoré el olor que salía de la cafetera una vez que estuvo listo, y observar como caía al servirlo en mi taza (esa que tiene una rajadura, esa que me compré en un negocio perdido de mala muerte al llegar a España, y que está en casa a mi lado desde hace 18 años, todas las mañanas y muchísimas tardes).

Y ese sorbo de café… cuan magia se deslizara por mi paladar… me hizo pensar y sentir…

La pandemia me ha mostrado que mi órbita ha quedado desfasada del denominador común, tanto en lo que hago como en lo que decidí (no) hacer, como en lo que encaré/ reencaucé mi propia vida.

Cada uno ha tenido y tiene su propia pandemia, su propio movimiento que te vino a mostrar que la certeza es tan infrecuente como las partículas de oro en el agua… y sobre esa idea de incertidumbre encarar el presente de forma diversa.

Mis instantes pasaron a ser sagrados, las personas con quien elijo compartir mi tiempo muy valoradas, y lo superficial, lo que se basa en el tener o mostrar, lo que -desde mi perspectiva- implica perder esencia… completamente descartado.

Sorbo otro buche de café… qué rico que huele… y que privilegio el mío tener la libertad de poder elegir volver a tomarlo

….

Qué alivio estar en casa esta mañana fresca de sábado de Noviembre, tras tantos fines de semana girando, en lugares mágicos, en lugares míos, con personas encantadoras… pero girando… cuando adoro mi casa, adoro mi cueva, adoro el olor de mis muebles, adoro la compañía de mis hijas y mi perra, adoro la brisa que corre por mi ventana, adoro la vista de mi jardín… y adoro el desayunar en camisón.

Acerca de dibujandoconelalma

Este es mi espacio, no obligo a nadie a que me lea, simplemente soy una buscadora, y en esa búsqueda continua tengo necesidad de escribir y compartir mis experiencias e inquietudes con quien las quiera leer, apreciar y disfrutar.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s