La enfermedad como camino

Y me subí al auto… y me quedé dura… absolutamente dura, como inmovilizada… y con un dolor interno realmente fuerte.

Ay mi espalda!

Ya me había pasado una vez hace seis años, creo fue peor porque me fui para el suelo y no me pude levantar… esta vez por lo menos me agarró sentada.

Pensándola y pensándola (sintiéndola también)… me di cuente al toque lo que mi cuerpo me estaba diciendo… y cuanto tenía que aflojar si quería mi espalda también aflojara.

La espalda es mi apoyo y también mi resistencia a todo, lo que puedo y lo que no puedo afrontar… y por sobre todas las cosas la que en los hechos carga a mi cuerpo, que es mi Yo.

Ya entendí… ahora bien… por favor aliviate un poco querida espalda, volvé a la normalidad que ya llevo así bastantes días, me cuesta demasiado el movimiento… y tomé conciencia de varias cosas.

 

 

Anuncios

Acerca de dibujandoconelalma

Este es mi espacio, no obligo a nadie a que me lea, simplemente soy una buscadora, y en esa búsqueda continua tengo necesidad de escribir y compartir mis experiencias e inquietudes con quien las quiera leer, apreciar y disfrutar.
Esta entrada fue publicada en Dibujos Nuevos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s