Mágicos Caballos

Desde que era muy chiquita, me iba con mi Papa a “la Fabrica”, porque al lado estaba “la Chacra”… allá cerca de Instrucciones y Camino Antares… y mi programa preferido del mundo mundial era mientras Papa trabajaba, pasar tiempo con los caballos…

Para ir, me dejaban incluso faltar algún que otro día al colegio de lo que insistía, ni que hablar lo que adoraba los festivos laborales, o ya cuando era más independiente la de combinaciones de ómnibus al salir de clases que debía de tomar.

Ir a agarrarlos al campo, caminar con ellos, cepillarlos, pasear, sentarme en la cañada y muy pero muy especialmente hablarles… ellos sabían todos mis secretos, y eran mis mejores amigos por lejos.

Me fascinaba andar a pelo porque entendía que así nos convertíamos en uno solo, yo una extensión de ellos (justificando los rezongos de Mama al regresar a casa, que solía decirme que no conocía a nadie se ensuciara mas que yo)… y hacia malabarismos para subirme desde los alambrados porque nunca fui tan ágil como poder saltar sobre sus lomos sin estribos… era frecuente que el que me llamara más la atención fuera el más complicado para todos… porque me agrandaba todita cuando se acercaba a mí y no estaba nervioso como con el resto.

Pasaron los años y la fábrica se fundió, la chacra se vendió y a mi ultimo caballo lo regale antes de irme a vivir a España … Bronco.

Pero mi vínculo con ellos es para siempre, y con ellos me siento la misma niña de cinco, diez, doce años, o incluso la adolescente a la que podían ofrecerle el programa que fuera, pero nada de nada iba a superar el estar con un caballo… es como si los años no pasaran para eso.

Los caballos tienen algo misterioso, que no entiendo pero que si siento, algo que me genera una paz total en mi Alma, y pase lo que esté pasando por mi vida, por más triste o preocupada que pueda estar, con ellos yo me olvido del Mundo, de los problemas, de los dolores, de las frustraciones, y solo siento su respiración, su olor, su paso, su tacto y al mirarnos entiendo que me miran mi corazón… es como si el tiempo se detuviera y el presente se trasformara en solo un momento sagrado entre “el caballo y yo”.

Acerca de dibujandoconelalma

Este es mi espacio, no obligo a nadie a que me lea, simplemente soy una buscadora, y en esa búsqueda continua tengo necesidad de escribir y compartir mis experiencias e inquietudes con quien las quiera leer, apreciar y disfrutar.
Esta entrada fue publicada en Dibujos Nuevos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s