Gracias por la espera

Hace un frío tremendo…

Todo se alinea para esperar… que pase el frío… que se acomoden las ideas… que se acolchone el corazón.

El movimiento es tan mínimo que solo requiere ir hacia el Este, a un frío también tremendo pero donde hay un viento tan fuerte que limpia la parte espesa de la espera y deja solo la luz, porque me permite “tocar” y participar de lo que me llevo años antes esperar, impulsé con pasión, y forma parte del sentido de mi vida.

El fuego de la estufa resultó ser el mejor compañero, las voces de las cachorras las perfectas melodías, los ojos de mi perra el mimo para mi Alma, y el chocolate amargo la fuerza para el cuerpo.

En el mundo de sincronicidades… lo que jamás hago surgió para hacer… y lo tomé… y resultó también fructífero… llámesele una clase de Tango o la imponente vida de Simón Bolívar… una conversación que no otorgue y una carta que desbloqueó mi dolor, una charla que no me dieron para una frustración que saqué y me liberó mi enojo.

Hace un frío tremendo… y solo puedo tomar té calentito para aliviarlo… estoy en el medio del bosque… en una pequeña reunión no planificada, con personas muy bien intencionadas, con una Mujer a quien lastime, con un Hombre quien me lastimo… a ambos respeto y ambos me respetan… y eso me da la tranquilidad de saber que a pesar de las palabras, esas que son grandes lastimeras… a pesar del pasado que no pudo comprenderse en su presente… en una ráfaga de mi tiempo lo comprendo todo (las verdades aparecen así)… y comprendo que cuando el sentimiento es verdadero (el respeto sincero), uno admira al otro, aunque la verdad de uno no sea la verdad del otro.

Hace un frío tremendo, no paro de ganas de hacer pis de todo el té que tome para calentar el cuerpo, ya me regreso a la cuidad y dejo el bosque, sabiendo que allí ya eché raíces, y que allí me proyecto…

Doy un abrazo sincero a la Mujer y siento que es el perdón del corazón lo que surge del mismo, doy un beso al Hombre y el me aprieta el brazo, en un suspicaz lenguaje que me hace sentir que todo está en su lugar… con mucho amor, pero desde otro ángulo.

Ya en casa, capto que nada me aterra… ni siquiera la espera, porque tengo la certeza de que lo que no comprendo hoy sé que lo comprenderé mañana… que incluso lo que me duele tiene sentido… y agradezco cada lágrima de esas tan caudalosas que han salido de mis ojos.

Gracias por el frío, gracias por el chocolate amargo, gracias por mi universo femenino, gracias por la bolsita de agua caliente que me arropa los pies, gracias por las lágrimas que han brotado de mi corazón…

Gracias por la espera que me ha hecho quedarme quieta para ser consciente del todo.

Anuncios

Acerca de dibujandoconelalma

Este es mi espacio, no obligo a nadie a que me lea, simplemente soy una buscadora, y en esa búsqueda continua tengo necesidad de escribir y compartir mis experiencias e inquietudes con quien las quiera leer, apreciar y disfrutar.
Esta entrada fue publicada en Dibujos Nuevos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s